Nuestras casas se han convertido en nuestro refugio y medio para evitar la propagación del COVID, además de la higiene personal y el distanciamiento social.

No obstante, cada vez entramos a nuestras viviendas tras salir a cumplir con cualquier obligación, debemos de preocuparnos por la desinfección y limpieza de nuestros hogares.

Hoy queremos numerar una serie de pautas que podéis seguir para mantener vuestras casas a prueba de covid-19:

AL LEGAR A  CASA

Limpia llaves, móviles, y otros objetos que hayan tenido contacto con el exterior.

LIMPIEZA

Mantener la casa limpia evita la propagación de virus, bacterias y hongos.

DESINFECCIÓN

Limpiar, no es desinfectar. Al limpiar arrastramos los gérmenes, pero no los eliminarlos. Lo ideal es limpiar y desinfectar a la vez con los productos adecuados.

VENTILACIÓN

Como ya sabes las principales vías de transmisión son el aire y las llamadas ‘gotas de Flügge’. Por lo tanto, mantener las estancias ventiladas ayuda a disipar posibles residuos bacterianos.

COLADA

Lavar la ropa al terminar el día, a altas temperaturas. Durante estos días de altos picos en la curva de contagios es mejor que la ropa sea lavada al final del día evitando que entre contacto con otros tejidos limpios.

HIGIENE PERSONAL

Tu eres el pasaporte de los microorganismos. Es fundamental que cumplas con las medidas higiénicas recomendadas, sobre todo en manos y cara (partes más expuestas al exterior. Lávalas a conciencia inmediatamente al llegar a casa.

OTROS CONSEJOS

  • Lleva contigo pañuelos desechables con los que poder arragar con seguridad manillas, barandillas u otras palancas o elementos de uso común en tu comunidad, o urbanización.
  • Prepara una toalla impregnada en agua y lejía para que quien venga de la calle, pose ahí sus zapatos y métela en la lavadora inmediatamente.

INVIERTE EN MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN HIGIÉNICOS

Los expertos en materia de construcción pronostican una tendencia hacia las edificaciones sostenibles y saludables, mejorando el paradigma de la vivienda ideal a nivel mundial. Según éstos, la calidad del ambiente pasa por ‘confiar en materiales inertes, es decir, aquellos que no desprende ni absorben sustancia o bacterias’.